ser de los andes | teo monsalve

14 de septiembre -  , 2016

Sobre la muestra
Por Teo Monsalve

Ser de Los Andes es un cuerpo de obra que habla sobre el mundo natural del trópico andino ecuatorial.
 
Abordado desde la pintura, puede parecer una temática cliché ya que ha sido motivo de innumerables artistas e investigadores en distintos momentos de la historia: desde extranjeros como el mismo Humboldt o José Celestino Mutis en su investigación de la flora de Bogotá, pasando por Frederick Church y sus majestuosos paisajes andinos presentados en NY como ventanas mágicas a lo exótico. Así también estos paisajes sedujeron a los artistas nacionales como Rafael Troya, Joaquín Pinto y Rafael Salas en su momento.
 
Ser de los andes habla del paisaje y la naturaleza en 2016, donde la pintura ha muerto y ha resucitado mil veces, en un momento histórico donde un oficio como el de pintar es extemporáneo, “caduco” en la inmediatez de la era de la “world wide web”.
 
Desde esa trinchera casi olvidada, nace esta muestra que revive motivos de la tradición como el Cotopaxi o una ventana de selva, abordadas desde un lenguaje pictórico que juega entre lo primitivo y lo sofisticado. Busca atmósferas a partir de capas planas, círculos y texturas. Con una gama de influencias gigante desde la estética del neón, del vector, de la música electrónica pasando por la pintura contemporánea con referentes como: Chris Ofili, Yayoi Kusama, Yinka Shonibare, Manuel Mendive, Daniel Richter, Peter Doig, Jhonathan Messe, Jhonas Burgert, José Bedia, entre los internacionales. Así también, en el ámbito de la pintura y el dibujo contemporáneos del Ecuador están Wilson Pacha y Carlos Echeverría en el color, veo a Boloh, La Suerte, Felipe Escudero, David Cevallos en su manejo de texturas, patrones, ideas y ejercicios de dibujo que llegan a dialogar con la meditación.
 
La muestra está dividida principalmente entre dibujo y pintura, la naturaleza de cada práctica está implícita en la obra. El dibujo es nítido y mental, apela a la razón y el control pero al mismo tiempo a un sentimiento que se acerca a lo orgánico, a la vida. La serie Sentimientos (dibujos a color) habla de la visualización o alucinación en una suerte de sinestesia, donde sentimientos como el de la nostalgia o la calma se logran visualizar, etéreos como una nébula en la memoria y en la imaginación.
 
Separación y Levitación son dos dibujos de gran formato que plantean un diálogo y una continuidad. Después de la separación viene la reconstrucción, un ejercicio de reconocimiento y aceptación donde se entiende la individualidad y se aprende a estar: estar presente y consciente entendiendo la autonomía de cada individuo.
 
La obra en pintura de cierta forma viene a ser el cuerpo de este Ser de Los Andes. La selva, los animales, las plantas y la montaña entran en un diálogo a través del color, juegan y se relacionan con elementos que se vuelven a encontrar una y otra vez en las obras. Es la búsqueda de un lenguaje que se empieza a leer en conjunto y nos empieza a hablar de una nueva identidad desde la pintura.

Fotos exposición