Ángulo Ciego | moisés yunga

29 junio, 2017

 

Sobre la muestra

Me atraen aquellas cosas que no se ven a simple vista y que pasan desapercibidas por nuestra agitada vida. ¿Cómo se producen ciertos fenómenos físicos, químicos, visuales y los de comportamiento humano? ¿Cómo funcionan ciertos mecanismos tecnológicos que los tenemos presentes todo el tiempo, pero que dejan de importarnos en la cotidianidad? Me interesa plantear estas preguntas desde el arte y trabajar en torno a sus posibles respuestas. Para mí, el arte es un medio para entender a la vida, es un espacio desde el cual puedo tener la libertad de imaginar, crear y reflexionar sobre lo que pasa a mi alrededor; es buscar posibles caminos que algunas veces no son tan acertados, pero que llenan esa intriga.

La exposición se titula “Ángulo ciego” que según su definición es el espacio que no puede verse, el punto ciego que queda fuera del campo visual. En nuestra cotidianidad tenemos cientos de cosas que existen, pero que son imperceptibles para nuestros sentidos. Hemos creado un nuevo entorno virtual en el que habitamos todos los días y del que somos dependientes, al que se ha denominado ciberespacio.

Energía codificada en pulsaciones: unos y ceros, prendidos y apagados, presencia y ausencia, son las formas cómo nos retratamos en la contemporaneidad. Si tenemos este espacio gigantesco, multiforme, líquido, ¿cómo se vería si tuviera una forma? De esa pregunta nace la serie de obras que tienen como color subliminal el azul. Si el ciberespacio tuviera un color ¿éste sería amarillo, rojo, café, negro, rosa? Creo que sería azul.

Las formas más básicas son las encargadas de darle visualidad a lo intangible; cubos ordenados o desordenados que se mueven, mutan en masas que cruzan el soporte; rastro de líneas que van de un lugar a otro chocándose entre sí, creando conexiones en estos grandes espacios etéreos y pulcros en donde se improntan. El soporte no es más que una interfaz o una ventana por donde transformo esta inmaterialidad en algo visible; es por ello que las especulaciones no se limitan al borde de un papel, sino que van más allá de éste: son solo un segmento más del universo invisible que habitamos.

Nací en la época de la transición de un mundo análogo a uno digital. Soy parte de la generación que vio desarrollarse a pasos agigantados la red de internet, y como personaje de mi tiempo, hablo de lo que sigue pasando justo en este instante.

Moisés Yunga, 2017

Fotos exposición