Pistolas y rosas | ana fernández

19 de octubre, 2017

 

Pistolas y Rosas                                                                   
Por Ana Fernández

 

Hemos visto en los últimos años acrecentarse un fenómeno que nos ha parecido ser muy de la actualidad: la violencia, especialmente la violencia con armas de fuego.

Los acontecimientos de Columbine, San Bernardino, Orlando, París, Aleppo, Siria, Niza, Charlottesville y Las Vegas tienen como común denominador: la violencia extrema. La Segunda enmienda de la Constitución de EEUU protege el derecho a adquirir armas y portarlas. Cada día, miles de mujeres mueren en el mundo a manos de sus parejas.

No existe diferencia entre un hombre blanco que dispara toda la furia de su metralleta sobre una multitud y un musulmán que dispara sobre otra multitud. Sin embargo, el uno se supone es terrorista y el otro no. ¿Por qué lloramos los muertos de Las Vegas y nos olvidamos de llorar el holocausto de los Nativos Indígenas en tierras de América? ¿O los horrores de la esclavitud? ¿Qué hace que nosotros, seres humanos, desde el primer día de nuestra existencia en el planeta Tierra tengamos una predilección por matarnos los unos a los otros?

Nuestra agonía es profunda, nuestra búsqueda de una cierta tonada para danzar con el Caos, para no caer en la depresión profunda, la ansiedad extrema, son el signo de nuestra época. “Sintonizar para que la exasperante inflación semiótica no nos acabe”1. No hay felicidad, no hay camino y no hay futuro. Existe agonía y de ella parte la única posibilidad de resarcimiento y, quizás, de alegría.  La vida tiene un tremendo componente agónico, la felicidad no es como nos la enseñan las redes sociales.

En esta serie, Pistolas y Rosas, navego con el dibujo en esa sensación de “movimiento y parálisis a la vez, que habla de la energía de la violencia y del arresto que trae sobre la vida”2. Mi intención al hacerla es poner sobre el tapete una problemática profunda con la que vivimos, es contemplar el flujo de Eros y Tánatos - sobrevivir en el mundo con un afilado sentido de la reflexión.
 
Ana Fernández Miranda Texidor
 

                                                                                              1. Franco Bifo Berardi, Spanocchia, conferencia 2017
                                                                                              2. Christopher Yates, en conversación 2017.

 

Fotos exposición