A dos sones | Carl Moore

19 marzo - 23 abril, 2015

Sobre la muestra

Carl Moore no llega a la fotografía desde las artes visuales. Viene desde la antigua retórica, del "arte" de la argumentación, que constituía su disciplina como académico en la universidad. Hace seis años, dio un giro a su vida por medio de una cámara que le permitía hacer visible, a través de la imagen fotográfica, su propia dialéctica con lo que le rodea, sea ésta parte de la experiencia cotidiana o de mundos más inusuales. Su obra no es argumentativa, no busca analizar, ni incluso reinterpretar a través de la imagen visual las condiciones sociales ni culturales de aquello que su ojo captura, ni tampoco busca militar en alguna fila o tendencia, ni moralizar con su obra, como mucho del arte contemporáneo.

Sin embargo, como todo auténtico arte, hace visible aquello que yace no solo en la intuición y en la emoción sino sobre todo en la conciencia. Por supuesto no se trata de una conciencia en el sentido religioso, sino en el sentido amplio y rico del término. Esto quiere decir, que sus obras traducen, a través de la imagen fotográfica, lo que Carl Moore piensa, concibe, siente, intuye, y también imagina y fantasea, primero sobre sí mismo y después sobre el mundo que le rodea. Es imposible no ver al artista en cada retrato, en cada escena donde la aparente objetividad de la lente y el mecanismo mismo de la cámara parecerían fijar, con relativa objetividad, lo que a todos nos convence como "real". Es imposible digo, porque su voz o su aliento están siempre presentes no solo como aquello que encuadra la imagen y que nos lleva a fijar nuestra propia ventana al mundo a través de la suya. Sino, sobre todo por aquello que, sin tener un nombre, experimentamos como superando o enriqueciendo lo meramente real. Ileana Viteri, 2015

 

Fotos exposición